Nutrición Perder Peso

5 Mitos sobre tu dieta

En Navidad cambiamos nuestra rutina de ejercicio y trastocamos la alimentación

La gran mayoría de las recomendaciones dietéticas relacionadas con la pérdida de peso, están basadas en mitos y creencias irracionales.

Nadie duda que en Navidad cambiamos nuestra rutina de ejercicio y trastocamos la alimentación. Esto provoca en muchas personas un aumento de peso y nos preocupa la manera de bajarlo rápidamente. Por ello recurrimos a dietas mal planteadas y con ellas estamos perjudicando nuestra salud. En ocasiones se recurre a las conocidas dietas milagro, aquellas que garantizan una pérdida de peso drástica y sin esfuerzos. Esto tiene como consecuencia cansancio, menor rendimiento deportivo y la consiguiente recuperación de peso nada más volver a nuestros hábitos anteriores (efecto yo-yo o efecto rebote). Otras personas deciden simplemente atender consejos que recibimos de otras personas, leemos en revistas o escuchamos en televisión. Ante todo debemos ser muy críticos con la información que recibimos, informarnos bien qué persona o medio nos transmite esa información y si tiene la formación adecuada o el rigor científico suficiente.

Creer todo lo que se lee, se escucha o se afirma sobre temas de alimentación puede llevar a muchas personas, que carecen de conocimientos suficientes, a desarrollar dietas inadecuadas que afectan a su alimentación diaria. Más aún después de una época de excesos como es la Navidad en la que el único objetivo para muchas personas es perder esos kilos que hemos ganado en lugar de modificar los hábitos y mantenerlos en el tiempo.

Los excesos navideños, unidos a los elevados índices de sobrepeso y obesidad han provocado un incremento de la preocupación e interés social por la alimentación. La gran mayoría de las recomendaciones dietéticas relacionadas con la pérdida de peso, están basadas en mitos y creencias irracionales.

Algunos de los mitos que más se suelen repetir son:

1.- Los alimentos integrales adelgazan

La principal diferencia entre un producto integral y ese mismo producto refinado es la mayor cantidad de fibra alimentaria de ese producto integral. La fibra no se absorbe por lo que no aporta calorías. Entonces ¿Por qué es tan importante? La fibra, y por lo tanto los alimentos integrales, mejoran el tránsito intestinal, previenen el estreñimiento, evitan picos en los niveles de glucemia e impiden que se absorba todo el colesterol en sangre; de ahí viene su importancia.

2.- El agua en las comidas engorda

El agua no tiene calorías y por lo tanto no engorda ni adelgaza. El mito puede tener su origen en la sensación de saciedad que deja en el estómago cuando bebemos en exceso, la pesadez que provoca y todo ello hace que la digestión sea más lenta y pesada.

3.- La fruta fuera de las de las comidas no engorda

En general las frutas aportan muy pocas calorías, éste aporte no varía según cuando se consuma. Una manzana aportará las mismas calorías se coma de postre o fuera de las comidas.

4.- Las patatas engordan

Este mito puede tener su origen en la creencia popular de que la esencia de una dieta de adelgazamiento debe ser la reducción del consumo de carbohidratos (pasta, patata,  pan, cereales…) en lugar de disminuir la ingesta diaria de alimentos y aumentar el gasto calórico.

La patata es un vegetal con un alto contenido en agua (75-80 %) y un aporte calórico entorno a las 80 Kcal/100 g. Por el contrario, si se consumen fritas, chips, en puré con la adicción de leche y/o mantequilla, o acompañadas de diferentes salsas a base de queso, nata o mayonesa, aumentará entonces su aporte energético final.

5.- Hay alimentos que engordan y otros que adelgazan

Ningún alimento tiene de por sí la capacidad de engordar ni de adelgazar. Lo que hace que ganemos o perdamos peso es el balance final entre lo que ingerimos y lo que gastamos en un periodo largo de tiempo. Es por ello que podemos consumir cualquier alimento siempre y cuando controlemos la cantidad y la frecuencia de su consumo.

A estas y otras muchas creencias populares le daremos respuesta en esta sesión.

Cansados de este tipo de dietas, los consumidores demandan, cada vez más, dietas basadas en un cambio en los hábitos de vida. Si mejoramos nuestra alimentación e incorporamos ejercicio físico el éxito está garantizado. De este modo, conseguiremos mantener el peso perdido durante muchos años.

.Por Cristina Fernández. Dietista-Nutricionista. Colegiada nº NA 00003

www.tuplana.com

Deja un comentario