EnForma Perder Peso

Buscando el hábito de moverme

Quizás nunca te has parado a pensar, cuantas horas, minutos o segundos del día estás tumbado o sentado

Estamos muy equivocados y creemos que solo se puede hacer actividad física en un gimnasio, en una sala o en una clase colectiva.

¿Y cuantas de pie, andando o realizando tareas físicas?. Probablemente ahora mismo te estés dando cuenta que perteneces a esa gran mayoría de personas de nuestra sociedad en la que la actividad está presente en un 25%. Y que tu otro 75% del día el sedentarismo reina (ocho horas de sueño, ocho horas de trabajo frete al ordenador, dos horas para comidas y ver la televisión). Pues bien, a través de estas líneas pretendo darte unas pautas para igualar esa proporción.

De la misma manera que la felicidad se encuentra en los pequeños detalles, y no en una situación en concreto, y esa suma de pequeños detalles hace que la felicidad sea más duradera y plena, ocurre con la actividad física. No se trata de ir una hora al gimnasio cada día y el resto del día (23 horas) estar tumbado, durmiendo, o sentado delante del ordenador o la televisión, se trata de pequeñas cosas, pequeños detalles, como pueden ser; bajar a tirar la basura en vez de enviar a alguien para que lo haga por ti, subir escaleras en vez de coger el ascensor, desplazarte en bici a por el pan o al trabajo en vez de coger el coche, etc.

Y es que estamos muy equivocados y creemos que solo se puede hacer actividad física en un gimnasio o en una sala, en una clase colectiva.

Según la OMS (organización mundial de la salud), “se considera actividad física cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que exija gasto de energia.” Por lo tanto, tenemos que tener claro que llevar las bolsas de la compra, agacharnos a coger algo del suelo o barrer son actividades físicas.

Partiendo de este punto vamos a analizar las actividades cotidianas de una persona intentando dar consejos o ideas de cómo llevar una práctica que hasta hoy era sedentaria a una práctica activa.

  • Durmiendo : intenta descansar ocho horas diarias, es muy importante un buen descanso para estar lleno de energía el resto del día, pero por norma general, evita estar tumbado más de 8 horas ya que un abuso diario de la cama acabará provocando dolores musculares sobretodo a nivel de la espalda.
  • En el trabajo: aunque tu trabajo sea de por sí sedentario esto se puede variar, seguro que puedes tomar algunas medidas como ir andando o en bici al trabajo, subir las escaleras, al menos un piso, o ir a recoger los papeles de la fotocopiadora, levantarte cada hora y andar unos metros, realizar algún estiramiento, evita realizar el descanso en las oficinas, sal a la calle y toma el aire unos minutos…
  • Comidas: es bastante común dedicar mucho tiempo a nuestras comidas, y a la sobremesa. Treinta minutos son suficientes para comer con tranquilidad. Evita la sobremesa, nada más terminar de comer, prohibido ir al sofá, es un buen momento para recoger la cocina. Evita echar la siesta, si has descansado de manera correcta durante la noche no necesitas dormir más. A la noche puedes aprovechar a cocinar o preparar la comida, ropa, etc. Del día siguiente.
  • En tu tiempo libre: Se me ocurren muchísimas posibilidades, date un paseo o aprovecha para hacer otro tipo de actividades, hacer la compra, ir al gimnasio, ir a recoger a los niños al colegio, etc. En definitiva, busca hacer actividades que te mantengan activo, no vayas al parque a sentarte en un banco mientras tus hijos juegan, juega con ellos, muévete. Cuantas menos horas pases sentado, viendo la televisión o delante del ordenador en este tiempo, mejor.

No pretendas implantar todos estos consejos de golpe a tu vida, porque conseguirás hacerlo las primeras semanas, pero caerás en el cansancio y finalmente abandonarás. una vez más, ve poco a poco, proponte una meta semanal. Por ejemplo, el reto de la primera semana va a ser no sentarte después de comer y limpiar la cocina. La segunda además del reto de la primera semana añadiremos subir por las escaleras al primer piso y coger el ascensor para subir el resto de pisos. Y así sucesivamente.

Verás como con actitud y constancia consigues alcanzar tu metas y los resultados serán evidentes en poco tiempo ya que con este tipo de medidas lo que ocurrirá es que aumentarás tu gasto energético, provocando una pérdida de masa grasa y te ayudará a mantener tu peso además de otros beneficios que te explicaré más adelante.

Por Maite Arrubla.- Lic. Ciencias de la Actividad Física y Deporte Nº Colegiada: N55368