Portada Psicología

Como ser feliz según la ciencia

Repasemos los puntos a practicar para asegurarnos una vida feliz!

Son los mismos puntos que las personas que se sienten felices, según numerosos estudios, practican de manera natural en su vida diaria.

¿Que hacer para ser feliz según la ciencia?

Los estudios científicos sobre la felicidad, que ya hemos nombrado en otros artículos anteriores, se encargan de dilucidar qué es lo que hace que las personas se sientan felices y como podemos aumentar la sensación de felicidad. Estos estudios han recogido varios hábitos y actitudes que forman parte de las personas habitualmente felices y que son por lo tanto, lo que han de practicar y fortalecer las personas que quieren llegar a serlo.  Son las siguientes:

Ser agradecido: No solo cuando tenemos una buena noticia o cuando alguien nos ofrece ayuda sino de manera mas profunda, el agradecimiento a la vida por el hecho de estar vivos.

Perdonar: La capacidad de perdonar a los demás y a nosotros mismos por nuestros errores está ligada a la comprensión de los demás y de nosotros mismos en nuestras motivaciones e inquietudes y a la capacidad de soltar lo que ya pasó y poder aprender de ello para seguir adelante sin lastres.

Ser optimista: Siempre existen varias maneras de mirar la misma realidad y todas tienen su parte de verdad. El que es capaz de ver “el vaso medio lleno” es más feliz. Esto no se refiere a “vivir de ilusiones” o “verlo todo color de rosa” sino más bien de una manera de nombrar la misma realidad poniendo el acento en lo que SI está y no tanto en lo que falta.

Evitar pensar demasiado: Se refiere a tener la sana costumbre de no rumiar pensamientos reiterados sobre los que no podemos hacer nada en este momento. También tiene que ver con gastar energía pensando en cuestiones que no han ocurrido todavía o que ya ocurrieron y no tienen remedio. Pensar en exceso nos separa del momento presente y nos perdemos lo que ocurre Aquí y Ahora. Eso supone un abandono de las emociones y sensaciones inmediatas, nos dispersa y nos dificulta reaccionar a tiempo a lo que acontece en el presente…nos perdemos la vida.

Evitar la comparación: Siempre que nos comparamos con algo o alguien, estamos midiéndonos a nosotros mismos según lo que valga el otro. Dependiendo de que “otro” tengamos delante entonces nos sentimos mejor o peor, valemos más o menos. Nuestra sensación de valía depende del contexto en el que estamos, de lo que piensan los demás de nosotros y nos empuja a poner a los otros una valoración cosificando al otro y a nosotros mismos. Evitar la comparación supone respetar  la diferencia, la historia única y irrepetible de cada ser humano, que es valioso por el hecho de SER.

Ser amable: La amabilidad es una cualidad que facilita la vida de los demás y la nuestra propia con un mínimo esfuerzo. Este punto no se refiere a ser amable siempre y en todo caso, aunque el otro nos esté insultando,  sino a ser básicamente o habitualmente amable. Siendo amables mejoramos nuestras sensaciones positivas sobre nosotros mismos, mantenemos la puerta abierta a las oportunidades que nos trae la vida y no soltamos nuestra “basura” emocional donde no corresponde, así que ayudamos a mejorar el mundo.

Cuidar las relaciones sociales: Somos seres sociales y uno de los “marcadores” de felicidad más importantes es mantener relaciones sinceras y amorosas con amigos y familiares, así como sentirse bien con las personas en general. Cuidar las relaciones es una tarea activa, no es suficiente con ser hermano, compañero o amigo del colegio, las relaciones han de ser atendidas y mimadas de manera que demos y recibamos experiencias nutritivas emocionalmente incluso cuando no hay una cercanía física.

Afrontamiento de situaciones difíciles: El modo en que afrontamos los problemas que nos trae la vida hace que nosotros seamos un factor que ayuda o que dificulta el salir de ellos. A veces incluso, la vida nos trae un problema y nosotros lejos de resolverlo lo amplificamos y lo empeoramos. La manera de afrontar situaciones difíciles tiene mucho que ver con la manera en que nos han educado y estamos seguros de que “hacemos lo mejor que podemos hacer” pero si las situaciones difíciles pueden con nosotros y nos quitan la energía para afrontar la vida…entonces hemos de revisar lo que nos han enseñado porque seguramente fue una persona feliz es la que inventó el dicho “dios aprieta pero no ahoga” y “todo tiene remedio menos la muerte” ( la palabra remedio viene de “remendar” o “cambiar de estado” )

Fluir: Existen dos estrategias que promueven vivir el presente, Aquí y Ahora, son el fluir y el saborear. Si alguna vez has estado tan absorto en lo que estabas haciendo (en una conversación, en el estudio o cualquier actividad) que cuando te has querido dar cuenta habían pasado horas sin sentir el cansancio o el dolor de espalda, has experimentado lo que la experta Mihaly Csikszentmihalyi ha llamado “Flujo” un momento de ensimismamiento y concentración intensos en el momento presente. Cuando fluyen, las personas sienten que se sienten fuertes y eficaces. Este es otro atributo de las personas felices.

Saborear las alegrías: “No preguntes por qué ni para qué, limítate a disfrutar el pastel que tienes delante” A veces, por más maravilloso que sea lo que tenemos delante, no lo disfrutamos, porque ya estamos imaginando la nostalgia que nos producirá en el futuro. Postergamos la felicidad esperando que será mejor en el futuro y nos perdemos lo único que realmente existe que es ese único momento presente.

Comprométete con tus objetivos: Trabajar en pos de un objetivo importante para nosotros  en la vida es una de las principales estrategias para alcanzar la felicidad.

Practica la religión o la espiritualidad: Se han investigado las consecuencias de tener creencias religiosas o espirituales en la vida y estos estudios sugieren que las personas religiosas son más felices, más sanas y se recuperan mejor de los traumas que las personas que nos son religiosas ni tienen interés en lo  espiritual. Esto parece que se da por dos razones: se da un mayor apoyo social cuando se participa en grupos espirituales y se encuentra una sentido al trauma que ayuda a su integración.

Ocúpate de tu cuerpo: Este punto tendría tres vertientes: Meditación, ejercicio físico y actuar como alguien feliz. Estos son los tres aspectos que las investigaciones destacan sobre el cuidado de nuestro cuerpo. Yo incluiría también la alimentación como una manera de mimar nuestro interior ya que si nos queremos…nos cuidamos.

¿Cuántos de estos puntos  están diariamente presentes en tu vida?

En sucesivos post nos ocuparemos de analizar cada uno de estos puntos, dándote ideas y ejercicios para practicarlas más a menudo en tu vida, así como recomendaciones para facilitarte la Auto escucha, que es el primer paso para poder reconocer cual es nuestra realidad y nuestro punto departida y así poder mejorarlo con conciencia.

 

A continuación te dejo algunas referencias recomendadas si quieres profundizar sobre este tema:

Películas

‘Qué bello es vivir’, de Frank Capra – ‘El color púrpura’, de Steven Spielberg

Libros

‘Cuaderno de ejercicios de gratitud’ de Yves-Alexandre Thalmann (Editorial Terapias Verdes)

“La ciencia de la felicidad” de Sonja Lyubomirsky (Editorial Urano)

 

Miren Morales Zabalegui.- Psicóloga Col. N- 01489

 

YouTube

Deja un comentario