Coaching Dietética Nutrición

Despacito y buen provecho

¿Por qué comer despacio?

La comida no es solo una necesidad, es un placer. Si comes despacio disfrutarás mucho más de los sabores y la comida se convertirá en un acto más agradable y relajante.

¿Cuánto tiempo tengo que dedicar?

Se recomienda entre 20 y 30 minutos a cada una de las comidas principales (desayuno, comida y cena) ya que los almuerzos y meriendas habitualmente requieren menos tiempo.

¿Qué gano comiendo despacio? ¿Me ayuda a adelgazar?

La sensación de saciedad llega a nuestro estómago a los 20-25 minutos de comenzar a comer, por tanto cuanto más despacio comas mayor sensación de saciedad tendrás y menos cantidad ingieres.

Otra de las razones, es que mejora de la digestión. El aparato digestivo tiene un ritmo máximo para procesar alimentos, al comer despacio y masticar bien facilitamos la digestión y éstas serán menos pesadas.

Las comidas deben ser momentos especiales del día, donde la compañía ofrece charlas distendidas, lo que favorece que comas más despacio, menos cantidad y que la hora de comer no suponga un tiempo de estrés, sino un tiempo de desconexión de las preocupaciones y obligaciones diarias.

    ¿Qué puedo hacer para comer despacio?

Si el  tiempo que empleas para comer es menor del que debería ser intenta seguir los siguientes consejos:

Comer sentada en una mesa dedicando toda la atención a la comida. Porque mientras se hace alguna otra tarea, es lógico que no dediques el tiempo ni la atención suficiente al momento de comer.

Si dejas los cubiertos después de cada bocado que metes en la boca es otra  buena opción  que te puede ayudar para comer más despacio, ya que te  permitirá masticar lo suficiente, saborear el alimento mientras el tenedor y el cuchillo reposan en el plato.

Si cogemos menos cantidad de comida con los cubiertos tardaremos más tiempo en terminar de comer.

Si masticas bien hasta tragar el alimento totalmente triturado te permitirá comer más despacio y saciarte antes.

Para comer más despacio puedes masticar la comida hasta triturarla y evitar tragarla entera.

Si bebes agua entre las comidas también retrasas el tiempo pero… ¡cuidado! sin beber demasiada agua ya que en ese caso podrás tener una digestión más pesada.

Si tienes la posibilidad de mantener una conversación (no discusión) ralentizas el proceso de comer.

Intenta mirar la hora en la que empiezas a comer el primer plato y  haz lo mismo al comiendo del segundo plato para calcular si estas comiendo o engullendo.

Por Cristina Fernández. Dietista-Nutricionista. Colegiada nº NA 00003

YouTube

Deja un comentario