Coaching

EQUILIBRANDO TU VIDA

Cuerpo, Mente y Espíritu

Es importante buscar siempre el equilibrio y la unidad en todos los aspectos de la vida.

Para que cualquier proceso de cambio sea efectivo, debe darse  en toda la unidad del ser, en sus tres esferas, cuerpo, mente y espíritu.

Pero en el caso de realizar un programa de control de peso y hábitos saludables, es fundamental conocer los beneficios y comprender los procesos por los cuales el organismo se instala en un estado de salud. Estos tres niveles interrelacionados entre si trabajan como una única unidad, por lo que cualquier desequilibrio en algunos de ellos, puede ocasionar grandes disfunciones y predispone al organismo a patologías o estados enfermizos.

Más adelante hablaremos de los beneficios de una actividad física constante así como de los beneficios de la meditación, pero básicamente se trata de mantener un estado de coherencia entre lo que digo, lo que hago y lo que pienso. Mantiene también un equilibrio en los niveles energéticos y un óptimo estado de los canales por los que fluye dicha energía en cualquiera de sus formas.

Cuerpo:           

Si pretendemos buscar los motivos fisiológicos para tales beneficios, por supuesto que existen, pero para explicarlo de una forma sencilla podemos decir lo siguiente;

Nuestro organismo requiere de un proceso denominado homeostasis para mantener nuestro cuerpo vivo. Para ello existe por una parte; una demanda de energía y por otra un consumo, por lo que debemos suministrarle los nutrientes y aportarle los elementos necesarios para reparar y mantener el organismo, y la energía necesaria para que realice su tarea de forma óptima, por lo que requiere una buena nutrición.

 

La actividad física complementa el mantenimiento también por diferentes motivos, entre otros, sabemos que una actividad física moderada ayuda a la secreción de diferentes sustancias que mejoran nuestra salud, nuestro estado de ánimo, energético y además ayudan a quemar acumulaciones de grasas innecesarias que pueden llegar a perjudicar seriamente nuestra salud.

Sin duda otro factor importante es que la actividad física ayuda a eliminar el estrés y descarga la energía negativa de las tres esferas, por lo que nuestros niveles de ansiedad descienden significativamente, aportando claridad mental y bienestar general.

Así…, todo es mucho más sencillo.

 

Mente

La salud viene derivada del equilibrio, y este solo es posible si nuestro centro de mando se encuentra en armonía con el resto del organismo y consigo mismo.

En nuestra mente residen la voluntad, la concentración, tus deseos, tus miedos, es el que conduce y el que ordena, es quien toma las decisiones conscientes e inconscientes, el que respira y el que hace que tu corazón impulse la sangre a tu organismo, el que ama… y el que sufre. Es importante fortalecer tu voluntad en todo momento y mantener una actitud positiva.

Encontrando congruencia en nuestro ser, eliminamos conflictos en muchos casos incluso inconscientes que de otro modo permanecerían sin resolverse en nuestra psique, creando un desgaste innecesario de energía que debilita nuestro organismo y resta eficacia a otras funciones, entre las que cabe destacar el sistema inmunológico y que como ya hemos mencionado predispone a nuestro organismo a futuros padecimientos.

Espíritu

Algunos estudios han demostrado que las personas con Fe en alguna creencia religiosa enferman menos y tienen una mejor calidad de vida.

 Es el principio generador, la esencia o sustancia de algo, es el vigor natural y virtud que alienta y fortifica el cuerpo para obrar.” 

Fe proviene de fuerza espiritual y esta es la que impulsa nuestras vidas, la que dinamiza los estados de las otras dos esferas, generando una sola energía, y que si no se encuentran en equilibrio como ya hemos visto, genera sobrecargas energéticas que serán perjudiciales para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo físico y espiritual.Como ocurre con el Yin y el Yang, cada esfera se encuentra también en las otras dos, están relacionadas entre sí, y lo que ocurra en cada una de ellas afecta de manera directa a las demás. En los siguientes capítulos encontrarás algunas prácticas recomendadas para conseguir y mantener un equilibrio en los niveles del individuo, de forma  que además de a una buena alimentación, otorgues la importancia que se merece a los momentos de meditación, ejercicio o contemplación.

Son increíbles los beneficios que se obtienen cuando parece que no haces nada y para ello seguiremos tres máximas muy sencillas pero enormemente importantes:

             Trabajar…

                        …el cuerpo con dedicación,

                        …la mente con atención,

                        …el espíritu con intención.

Para conseguir esa unidad de los tres niveles, podemos recurrir a técnicas milenarias. Pero debido a que cada acción se refleja en las tres esferas, sería difícil delimitar en qué medida actúa cada técnica sobre uno u otro nivel, pero será suficiente con mantener algunos hábitos saludables en cuanto a gestión emocional y autoescucha, con los que manteniendo una práctica constante nos conducirán a un estado de unificación y plenitud, facilitando toda acción y circunstancia de nuestras vidas.

Por Daniel Salamanca Jimenez – Health & Personal Coach

Deja un comentario