Coaching

Lo importante es el Camino

La Catedral de la Fé, por Justo Gallego.

Un lugar donde encontrarse con tu yo más profundo.

En mi búsqueda personal, encontré por el camino algunas joyas de las que me fui nutriendo. Entre todas ellas, una de la que inicialmente pensé que tan solo era un spot publicitario como tantos otros.

En Mejorada del Campo, una pequeña localidad de Madrid, se levanta uno de los prodigios como nunca conocí. No tanto por su tamaño o esplendor, que también, sino por la brillante historia de la que forma parte y que sus paredes cuentan. La catedral de Justo Gallego o como él la bautizó “La Catedral de la Fé”.

con justoEn la fotografía me encuentro junto a Justo Gallego, tal vez lo recordéis por uno de los anuncios de televisión de “Aquarius”. Es un hombre que ha dedicado su vida a construir una catedral y que nada tiene que envidiar a ninguna otra. Más aún, teniendo en cuenta que lo hizo el sólo, no tuvo más ayuda que la de algunas personas que como yo, quisieron estar junto a él y compartir la experiencia de colaborar en tan magnífica obra. La mención a la “Catedral de la Fé” y a su impulsor Justo, no puede faltar dado que es uno de los lugares donde trabajando y en silencio, más he aprendido en mi vida. Lo hizo el sólo, con la motivación de cumplir un objetivo y como dice el refrán “sin prisa pero sin pausa”. Tiene ya 93 años y, no se si conseguirá verla terminada pero aún así, ya es un logro y todo un ejemplo de superación.

Justo Gallego nació en 1925 en la misma localidad en la que ahora se levanta su obra. A los 27 años de edad, ingresó en el Monasterio de Santa María de la Huerta, en Soria, de dónde poco tiempo después fué expulsado al enfermar de tuberculosis. Fué criado en la Fe católica y desde muy pequeño quería dedicarle su vida a Dios pero, ante la imposibilidad de continuar en el monasterio decidió hacerlo a su manera.

Al regresar a Mejorada del Campo, en un pequeño terreno de siembra del que disponía su familia, escavó una pequeña cueva a modo de lugar de oración y meditación, con una imagen de la Virgen a la que rezó durante semanas pidiendo por su salud.          Al poco tiempo sanó sorprendentemente y en agradecimiento, prometió levantar allí mismo una Catedral. Más de 50 años después este es el resultado, una magnífica obra, hecha por las manos de un hombre con la fuerza de voluntad y constancia suficiente para dedicar su vida a esta empresa.

Observa cada cristal de los ventanales, cada ladrillo, cada torre construida. Observa la altura y dimensiones de la obra. Fíjate en esas escaleras, en su cúpula y como puede haberla puesto él ahí. Las proporciones y dimensión de la Catedral son realmente colosales y todo hecho con sus propias manos y con materiales reciclados…, no es increíble!?

.

.

.

Tendría mil historias y anécdotas que contar sobre Don Justo y su obra, pero en esta ocasión tan solo pretendo poner como ejemplo, lo que a mi entender, es una verdadera prueba de que si tomas una decisión con verdadero convencimiento, no habrá quien te pare. Un ejemplo de motivación del que tomar nota y no olvidar, que tu eres la única persona en el mundo que puede tomar las riendas de si vida y caminar. Un ejemplo de como si caminas, harás camino, como decía Machado.

Sólo una cosa más, comienza a practicar la “yoología” (la ciencia de estudiarse a uno mismo). Es un término que se me ocurrió hace más de una década, cuando decidí SER yo mísmo y tomar mis propias decisiones. Lo utilizo desde hace muchos años, para recordarme que si no me conozco y no escucho lo que verdaderamente necesito, tal vez podré acertar pero, jamás podré tomar las decisiones correctas.

Las excusas las ponemos nosotros como seres humanos pero ahora, no puedes negar que si quieres, puedes.

One thought on “Lo importante es el Camino

Deja un comentario