Psicología

¿Sabías que existe una fórmula de la Felicidad?

Existen factores que dependen únicamente de nosotros

Si observamos el gráfico, existen un 40% de factores que nos hacen felices que dependen exclusivamente de nosotros y las circunstancias en las que nos encontramos tan solo determinan un 10% de nuestra felicidad.

Uno de los mayores estudiosos de la felicidad desde un punto de vista científico es el Profesor Martin Seligman de la Universidad de Pensilvania y antiguo Director de la Asociación Americana de Psicología. Seligman ha dado un impulso definitivo a la creación de lo que llaman “psicología positiva” que estudia las bases del bienestar psicológico y de la felicidad así como de las fortalezas y virtudes humanas.

Basándose en estos estudios, Sonja Lyubomirsky y cols. elaboraron lo que sería una fórmula de la felicidad que explica que nuestra felicidad se rige por tres factores importantes y pone de manifiesto la responsabilidad que tenemos sobre nuestra propia felicidad mas allá de las circunstancias de vida. En su obra la “La ciencia de la felicidad”  Sonja expone que la felicidad responde a la siguiente fórmula.

FELICIDAD = S + C + V

 

Los estudios llevados a cabo sobre los factores de la felicidad han determinado los porcentajes correspondientes a cada uno de los factores de esta fórmula.

La S se refiere al “Set” que son los factores genéticos o hereditarios con los que partimos y que son difícilmente modificables, nuestro rango base. Esta parte explica como existen personas que parten con una lente de tristeza para ver el mundo y otras tienden a verlo en positivo cuando se encuentran con circunstancias similares. Este rango base ha sido calculado con estudios realizados a gemelos idénticos separados al nacer que han demostrado la importancia de la genética en la percepción de felicidad.

Como vemos, los factores genéticos suponen un 50% y podríamos pensar que es demasiado, pero la buena noticia es que hay todo un 50% que no está establecido y hay una gran parte que depende SOLO de ti mismo.

La C corresponde a las circunstancias de vida. Nuestro nivel económico, edad, matrimonio, salud, educación, entre otros. Muchos estudios han demostrado que la mayoría de las causas circunstanciales de la felicidad tienen un efecto muy pasajero que los psicólogos llamamos “adaptación hedonista” volviendo en poco tiempo a un grado de bienestar similar a anterior al evento positivo. Es sorprendente saber que tener un coche nuevo, un cuerpo más esbelto, más dinero, una casa nueva o un nuevo trabajo incluso una mejor salud no será un factor de felicidad duradera si no lo acompañamos con otros factores. Los estudios muestran que todas estas cosas que pensamos que nos darán la felicidad solo suponen un 10% de los factores que realmente nos hacen sentir felices.

La V hace referencia a los factores que dependen de nuestra voluntad. Por lo tanto, nosotros somos responsables de ser felices, como plantea el propio Seligman en “La Vida con Sentido”. Se trata de encontrar aquello en lo que realmente creemos y de poner todas nuestras fuerzas a su servicio. Aquí entran en juego nuestras convicciones profundas y nuestros ideales, el agradecimiento, el tratar de ser mejores, el criticar menos y comprender más, sonreír al vecino, todo vale y nos gratifica con valores estables de felicidad.

Si observamos el gráfico, existen un 40% de factores que nos hacen felices que dependen exclusivamente de nosotros y las circunstancias en las que nos encontramos tan solo determinan un 10% de nuestra felicidad. Si aún no estas convencido de que más dinero o una mayor belleza no te hará mas feliz excepto por un periodo muy corto de tiempo, puedes seguir leyendo otros post a este respecto. También te contaremos algunas maneras de hacer que ese 40% voluntario sea 100% aprovechado para que seas muy feliz.

Fuentes bibiográficas:

Seligman, M. E. P. (2002). La auténtica felicidad. Ediciones B

Lyubomirsky, Sonja. (2008). La ciencia de la felicidad. Ediciones Urano

 

Miren Morales Zabalegui.- Psicóloga Col. N- 01489

Deja un comentario